Lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa

¡Tienes un e-mail! Eso fue lo que vi una tarde de esas de finde de las que piensas que ya no va a dar más de sí, ¡y mira! Ahí ya estaba comenzando a idearse el editorial de boda Lo que de verdad importa (LQDVI).

Fue entonces cuando Rocío y Andrea me escribieron para saber si me encajaría participar en un editorial de boda que estaban preparando. Cuando abrí el dosier supe que la respuesta sería un «sí», ya que me identificaba tanto con la idea inicial como con su estética. Ellas me pedían que si me podía encargar del estilismo de la modelo, pero al final me enfangué un poquito más (¡y agradecida por su confianza!) como es costumbre en mí.

Aunque la primera vez que estuvimos hablando fue en mayo, la sesión no se llevó a cabo hasta julio (sí, con la fresquita sevillana) y no ha visto la luz hasta hace poquito por diversos motivos. En este tiempo el contexto ha ido cambiando y con ello evolucionando la idea de partida de este editorial de boda. Además del look de la novia, también he trabajado en el cambio del concepto por algo más acorde al resulta final, que le diera coherencia y empaque al trabajo.

Tras aprobar todas las novedades y la selección de fotos, le mandamos el dosier que hice con el material a las chicas de Mi boda rocks, que publicaron el trabajo en su web y nos dieron una buena alegría.

Un nuevo concepto para el editorial de boda de LQDVI

Casi que desde que terminamos la sesión de fotos para el editorial de boda, tuvimos claro que el concepto inicial habría que cambiarlo y lanzamos algunas ideas al aire. Cuando tuvimos el material gráfico listo, retomé esos detalles y comencé a trabajar en la nueva premisa, en esta ocasión a la inversa que habitualmente. Quería crear un personaje que tuviera unas características que fueran lógicas con su vestuario y su actitud de modo que todo casara y lo que viene a continuación fue lo que salió de este teclado:

«La línea que divide a la generación millennial y a la centennial es difusa, así que puede ser por eso mismo que no sepamos cuál nutre a cuál. Aquí no se trata de saber si fue antes la gallina o el huevo, sino de afirmar que ambas partes coexisten y se retroalimentan. Es quizás en el ámbito de la moda y la cultura pop donde más se mezcla todo y aquí empieza nuestra historia.

Nuestra novia nace a comienzos de los 90 y está influenciada fuertemente por la televisión y el cine de la época (desde Friends hasta Sexo en Nueva York pasando por Gossip Girl, Chicas Malas, Harry Potter, Lizzie Mcguire o cualquier comedia romántica con Jennifer Aniston en los créditos). Por supuesto, no puede olvidarse de su época adolescente en la que mataba las tardes a golpe de click en Messenger, Tuenti, Tumblr o Just Jared. Todo ello ha hecho que tenga un fuerte sentido de la estética y la moda, así como de una nostalgia irreal de años pasados que ni siquiera ha vivido como tal en su apogeo.

Gracias a su formación, la lectura, las redes sociales y a la información que se maneja en ellas, su concepción del mundo ha ido cambiando. Cuando ve por décima vez la primera temporada de Gossip Girl sabe que en la actualidad no habría funcionado la relación entre Chuck y Blair, pero está bien si se trata de volver a su zona de confort. Lo mismo le pasa con muchas de las líneas de Ross en Friends. Sin embargo, la gracia está en aprender y seguir disfrutando de eso. Todavía no entiende por qué quitaron Lo que el viento se llevó del catálogo de HBO. Negar una realidad no la elimina, pero sí hace que se olvide y que, por lo tanto, haya más probabilidades de volver a caer en los mismos errores.

Ya hace tiempo que dejó de seguir a todas esas cuentas de Instagram del tipo @zaragirls, @novedadeszara, @zaratrending y demás. Por fin sabe que calidad y cantidad en ese sentido viven en las antípodas. Prefiere pasar las horas de insomnio buceando en Vestiare Collective o en Vinted para conseguir algo especial y para toda la vida que llenar y vaciar carritos cada dos semanas en cualquier tienda del grupo Inditex.

Por supuesto, antes del “sí, quiero” tiene muy claro que para querer a alguien primero se tiene que querer a sí misma, libre e independiente para poder entregarse al nivel que considere. Hasta llegar a ese punto ha tenido que pasar por un par de relaciones de dudosa calidad y por otros tantos libros de Sally Rooney, pero por fin parece que está ahí.

Todo eso es ella y en su día B se traduce en detalles como la elección de un dos piezas versátil que le da la posibilidad de volver a jugar con las prendas después de la boda. Además, opta por unos pantalones, una alternativa cómoda y elegante que le recuerda a las precursoras de esta tendencia en el armario femenino (si es que hoy en día aún merece la pena dibujar esa línea): Coco Chanel, Marlene Dietrich, Katherine Hepburn… Esto lo adereza con la melena recogida adornada de perlas, un toque vintage con un giro actual. Para el maquillaje apuesta por una piel natural y de aspecto jugoso y bronceado acompañada de tonos melocotón y rosados que se funden con el resto del look.

AMOR CONSCIENTE DE UNA MISMA, DE LA VIDA EN PAREJA, DEL CONTEXTO, DEL PASADO Y DEL FUTURO».

La historia de Lo que de verdad importa

“Que solo importe lo importante” es una afirmación que lleva rebotando en nuestra cabeza más tiempo del que quizás quisiéramos. De repente, un día estás celebrando el cumpleaños de tu amiga y al siguiente dicen por la tele que todo el país se tiene que encerrar en casa durante dos semanas. Las comparaciones con un capítulo de Black Mirror comienzan a ser odiosas mientras ves los días pasar.

A veces la vida tiene que sacudirnos para que aprendamos a ver lo más obvio, lo más sencillo y lo verdaderamente necesario, eso que normalmente tenemos delante de nuestras narices y aún así somos incapaces de apreciar.

Lo importante es saberse consciente del momento, disfrutarlo, vivirlo, experimentarlo y aprovecharlo tanto que nunca te arrepientas de ello evitando que por tu cabeza sobrevuelen los temidos “y si”. Si algo hemos aprendido estos últimos meses es que quedarse con las ganas no es bueno. Con las ganas de decir, de querer, de vivir, de tocar, de compartir.

“Lo que de verdad importa” se trata de amar, hacerlo con uno mismo y con la persona que nos acompaña en cada paso que damos. Es para aquellos que no creen que las bodas íntimas o elopements tengan que ser únicamente consecuencia de una medida restrictiva que nos impida celebrar juntos. Para los que saben que el amor tiene el mismo valor se jure delante de 300 o 20 invitados. Es la naturalidad de la vida y el fluir, el reflejo de una generación que disfruta en los extremos y que encuentra a veces en el mito del pasado rosa su refugio, su zona de confort.

EQUIPO

✨idea y organización: @rociodeblasphoto y @naishamua
✨fotografía: @rociodeblasphoto
✨MUAH: @naishamua
✨estilismo, propuesta estética y texto: @elplanbe.es
✨modelo: @inesmontesg_
✨top y pantalón: @aht_studio
✨joyería: @ouipetit por @weddingswithlove
✨globos: @globoandco
✨flores: @carmengonzalez.florista

facebook-el-plan-be
twitter-el-plan-be
linkedin-el-plan-be
pinterest-el-plan-be


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.