Rituales y consejos para bodas civiles

Rituales y consejos para bodas civiles

No solo de ideas para estilismo vive El Plan Be, por eso en esta ocasión voy a hablar de diferentes rituales para bodas civiles. Al contrario que las religiosas, las celebraciones civiles tienen un planteamiento mucho más libre, por lo que también levantan muchas más dudas sobre cómo ha de fluir la ceremonia. Normalmente en estos casos se plantea un guion que sigue un oficiante, que puede ser profesional o no, y hay intervenciones, además de la pareja, si lo desean, de algunos de sus allegados.

Sin embargo, y para añadirle algo más de simbolismo al momento, la cosa no se queda ahí. Muchas parejas además del intercambio de anillos echan de menos el de las arras por lo que supone, así que deciden incluir algunos de los siguientes rituales para bodas civiles en su día Be.

Rituales para bodas civiles

  • RITUAL DE LA ARENA. Este rito para bodas civiles consiste en que los novios aporten un par de frascos con arena y que viertan su contenido en un tarro más grande. La idea es que la arena proceda de dos lugares distintos o que sea de colores diferentes, de modo que cuando la vuelquen en el bote grande simbolice su unión. Este ritual puede ser ideal para parejas que se hayan conocido en zonas de playa o para aquellas para las que el mar tenga un lugar especial en su relación.

    ritual-de-la-arena

  • RITUAL DEL LAZO. Es quizás el más teatral de todos, al menos para mi gusto, pero también uno de los más visuales. Para llevarlo a cabo en bodas civiles hay que aportar tan solo unos lazos. Este rito comienza con la pareja colocando sus manos en forma de infinito, muy de los 2010s este gesto, por lo tanto muy millennial, y una vez alcanzada esa posición se pasa a atarlas con los lazos ya mencionados.

    rituales-para-bodas-civiles
    Dallas and Sabrina photography
  • PLANTAR UN ÁRBOL, tener un hijo y escribir un libro, y no necesariamente por ese orden. El caso es que uno de los rituales para bodas civiles más actuales incluye lo primero. Se trata de escoger con tu pareja un árbol que os represente y plantarlo juntos el día de la boda, ¡eso sí! Con guantes y herramientas de trabajo monas para no estropear demasiado las fotos.Creo que este rito encaja mucho con la generación que se está casando en estos años, ya que la fiebre por las plantas está por las nubes entre los millennials y los «x». Se supone que el árbol en cuestión es una metáfora de la relación. Puedes optar por un limonero, un naranjo, una platanera… Lo que más vaya con vosotros.

    rituales-para-bodas-civiles
    Alysha Miller Photography
  • RITUAL DE LAS VELAS. Creo que este rito ha sido trasladado desde la tradición evangélica a las bodas civiles. Para cumplir con esta tradición hay que seguir dos pasos: primero cada uno de los miembros de la pareja enciende una vela de tamaño medio; y en segundo lugar, mediante esas dos velas, la pareja enciende una más grande. Una vez más el ritual sirve para simbolizar la nueva unión ya oficializada.
    rituales-para-bodas-civiles
  • CÁPSULA DEL TIEMPO. Puede que ya hayas hecho algo así en otra ocasión, pero si no es el caso, seguro que estás harta de ver este acto en películas y series, sobre todo made in the U.S.A. La idea es trasladar ese concepto al día de la boda, incluyendo en esa cápsula por ejemplo los votos que pronunciéis, el guion del oficiante, algunas fotos tipo instantáneas o incluso alguna botella del vino que vayáis a tomar durante el día Be. Por supuesto la caja queda sellada tras la ceremonia y la idea es abrirla una vez que haya pasado un periodo de tiempo: bien por vuestro primer aniversario o a los cinco o diez años. Cuando decidáis.

    ritual-de-la-arena
    Bethany Wolf Photography

Consejos extra para estas ceremonias

Como comentaba al inicio del post, una ceremonia civil no tiene nada que ver con una religiosa, ya que en la segunda todo el mundo suele tener bastante claro cómo funciona la estructura y la persona que oficia la boda está más que habituada a hacerlo, por lo tanto las inquietudes que surgen son de otra índole. Sin embargo, respecto a las bodas civiles las dudas son mucho más básicas, por lo tanto voy a darte unos cuantos consejos para evitar los errores más comunes:

  1. ¿Oficiante profesional o amigo? La verdad es que es una decisión personal y complicada. Está claro que a muchas parejas les hace ilusión que los case un familiar o un amigo, pero es una tarea ardua, ya que es un momento en el que las emociones están a flor de piel y hay que saber mantener la compostura y no andarse por las ramas. Es decir, si escogéis a alguien con quien tengáis un vínculo personal, aseguraos de decidir bien en quién delegar la labor. En Sevilla Diana, de Diario de una novia, es una gran opción, ya que además de contar con un equipo de 3 personas también ofrece sus servicios en varios idiomas.
  2. Tic, tac, tic, tac… ¿Habéis estado alguna vez en una boda en la que las intervenciones de los lectores se han hecho eternas?, ¡seguro que sí! Y seguro que no quieres que eso pase en tu boda, ¿verdad? Para ello confía en el oficiante o en tu wedding planner, ellos sabrán poner orden en el guion. Además puedes comentarle a las personas que vayan intervenir que disponen de un tiempo limitado para su discurso.
  3. ¿Y eso cuándo pasó? En algunas ocasiones los lectores se enfrascan en contar mil y una anécdotas que solo ellos conocen sobre una de las partes de la pareja. Es mejor que hable de temas que versen del amor en general y de detalles que conozca la mayoría de invitados. De este modo conseguirá captar la atención de los asistentes durante todo su discurso.
  4. ¿Cuánta gente tiene que leer? En las ceremonias religiosas es mucho más sencillo determinarlo, pero en las bodas civiles queda a elección de la pareja. Lo ideal sería que no hubiera más de tres o cuatro intervenciones además de la del oficiante para que no se haga pesado. Si estáis ahí en el límite y no queréis dejar a cierta persona fuera puede salir a leer con otro acompañante.
  5. Ya sé qué ritual quiero hacer, ¿pero en qué momento lo incorporo a la ceremonia? Habitualmente se suele hacer tras el intercambio de alianzas, pero al tratarse de bodas civiles puedes encajarlo donde más te cuadre. Si optas por oficiante profesional puedes pedirle consejo al respecto.
  6. ¿Cuándo tengo que ir a firmar los papeles al ayuntamiento? El verdadero proceso oficial por el que seréis un matrimonio se da en el juzgado/ayuntamiento. Podéis hacerlo antes o después del día Be, pero aseguraos de gestionar bien todo el papeleo. Otra opción es que el concejal de turno os case el día de la celebración, pero cada vez se da menos porque de ese modo la boda se vuelve demasiado «trámite».
  7. ¿Cómo sé qué tengo que hacer en cada momento? Tranquila, no tienes que preocuparte por eso, ya que el oficiante se encargará de guiaros durante la ceremonia. Ya verás como cuando llegue el momento todo fluye mejor de lo esperado. Eso sí, tómate tu tiempo para caminar hacia el altar de modo que al fotógrafo le dé lugar a conseguir buen material y a que suene al completo la pieza musical que hayas escogido.

Pues con esto y un bizcocho, porque por qué no, seguro que eres capaz de darle forma a vuestra ceremonia y salir airosa de ello. ¿Sabes ya por qué ritual te vas a decantar? Está claro que todos tienen su punto y seguro que das con el que más encaje con vuestra personalidad.

facebook-el-plan-be
twitter-el-plan-be
linkedin-el-plan-be
pinterest-el-plan-be


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *